Alfarería Quinchamalí

Citando al Museo de Historia natural de Concepción “Entendida como el oficio que transforma el barro en piezas de distinto uso y sentido mediante su cocción, la alfarería acompaña a la humanidad desde su tránsito hacia el sedentarismo y la emergencia de la agricultura”

Extracto de Campaña G.(20218):

El  carácter  único  de  esta  expresión  es  parte  de  un  proceso  que  tiene  16  etapas.  Desde  la  búsqueda  de  la  materia  prima,  el  modelado,  bruñidos,  lustrado,  dibujo,  cocción,  ahumado,  hasta  finalmente,  la  aplicación  de  colo  blanco  sobre  el  dibujo,  todo está hecho a mano (Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, 2018; García Roselló, 2007; 2011)

se  mantiene  el  color  negro  producido  —tras  la  cocción— por un proceso de ahumado con bosta de caballo, y el dibujo basado en las flores y espigas con la aplicación de colo blanco.

se visualizan figuras como la de la cantora o “guitarrera”, quien fue y es protagonista del canto en la cultura campesina chilena: tocaba la guitarra y cantaba canciones según el repertorio para cada ocasión —animando una fiesta o matrimonio, toda la noche si era el caso; acompañando los velorios de angelitos o celebrando un santoral

Las  herramientas  utilizadas  por  las  loceras son simples y la mayoría elaboradas a partir de pequeños trozos de madera y cuero: emparejador, tablilla, raspador, mate, cordobán, paleta, palillo, bruñidor. También se utilizan utensilios para otros usos: cucharas, clavos y agujas de vitrola (García  Roselló,  2007). 

 

Extracto de Bahamonde M (2020)

Explica asimismo que para el modelado de las piezas cerradas se confeccionan dos medias esferas -denominadas «tapas» por las alfareras–, ahuecadas con ayuda de una calabaza y posteriormente unidas para formar una figura globular, en tanto que los objetos abiertos se crean a partir de una base cuyas paredes se estiran hasta lograr el diámetro y la altura deseados, y que luego se compactan con una tablilla de madera. Una vez modelada la base de ambos tipos de piezas, se las deja orear para darles firmeza; la superficie interior y exterior de paredes y bordes se alisa con un cordobán y, una vez seca, se raspa para retirar el exceso de material.

A continuación se agregan por presión y raspado los elementos que terminan de conformar el carácter antropomorfo, zoomorfo o vasijiforme del objeto. Aunque a estas alturas mantiene cierta plasticidad, ya ha adquirido su estructura y características físicas, lo que permite decorarlo y luego cocerlo.

Para ello, en primer lugar, se lo bruñe con una piedra de río humedecida, tras lo cual se aplica el colo rojo o engobe. Según señala Campaña, la superficie se vuelve a pulir una vez que el encolado está seco, aunque ahora con una piedra pequeña y lisa. Posteriormente se unta con enjundia –comúnmente de gallina o buey– y se lustra con un paño suave antes de continuar con la pintura o dibujo, por lo general consistente en representaciones de flores y espigas logradas a partir de líneas rectas y curvas, puntos y óvalos. Hoy en día el decorado se lleva a cabo mediante incisiones practicadas con una aguja de vitrola.

El paso siguiente es la cocción con fuego de leña que, como ya se indicó, no se realiza en un horno, sino en un espacio ahuecado sobre el terreno. El acercamiento de las piezas es progresivo, ya que después de calentarse en una canasta metálica se trasladan a la llama directa en una cama de guano de buey, de donde se sacan una vez que adquieren un color rojizo; entonces se les aplica bosta de caballo, para ahumarlas y ennegrecerlas. Cuando ya están frías reciben el colo blanco, que luego de ser pulido se inserta en las hendiduras practicadas previamente (Campaña, 2018), revelándose los decorados incisos en el contraste con la pieza negra.

 

Origen Geográfico

Situada administrativamente en la provincia de Diguillín en la Región de Ñuble, Quinchamalí se localiza entre los kilómetros 15 y 18 de la autopista del Itata, a 30 km al suroeste de la ciudad de Chillán por el camino a Huape y a 112 km de la ciudad de Concepción por la autopista del Itata.

Alfarería RERE

La Artesanía en Greda de Campón, localidad cercana al pueblo de Rere, comuna de Yumbel, se ha preservado por lo menos desde el Siglo XIX. Antecedentes recogidos por vía oral señalan que este oficio cuando menos registra cuatro generaciones de artesanas. (Chileartesanía)

Las etapas, o los pasos para la confección de esta artesanía son:

Recolectar la greda, la llevan al taller, la dejan secar, luego, estando seca la van moliendo con un martillo de madera, la muelen lo máximo posible, para luego cernirla en un arnero, y los grumos que quedan o pelotitas lo hecha en un balde con agua para disolverla.

La greda cernida la remoja con agua y va dando forma con las manos, se ayuda con un torno y con herramientas como paletas de madera.

Puede moldear lo que se quiera, según du imaginación, en esto hay muchos objetos utilitarios, antes de la cocción se observa que pasa una lija a los objetos. (Registro de video a Norma Montoya)

Este tipo de artesanía, propio de la localidad de Rere, data desde el siglo XIX y se desarrolla a mano, sin torno ni intervención de maquinaria, con cocción en tierra, mientras que el pulido de las piezas se realiza con una piedra especial, todo lo cual le da una característica de producción rudimentaria.(biobiochile.cl, 2014)